miércoles, 9 de marzo de 2011

En el país del Pisco…


En diciembre justo para fin de año tuve la oportunidad de visitar el Cuzco y en una de mis tantas caminatas por la ciudad me encontré con una oferta muy interesante de piscos: quebrantas, italias, acholados, con etiquetas variadas alusivas a Macchu Picchu, las cajas muy llamativas, detalles marketeros con respecto a la oferta turística cuzqueña. Recuerden, este año se conmemoran los 100 años de su descubrimiento. No puedo darles detalles de calidad de los piscos porque no todos los he consumido; eso sí, la mayoría provienen de Ica, entiendo que son piscos que se compran embotellados y los etiquetan de acuerdo al interés del comprador.

Así me di una vuelta por varios hoteles y en el Bar de uno de ellos, Hotel 5 estrellas encontré como si fuera en un altar, unas 10 marcas o mas de piscos, todos ellos sobre repisas de vidrio y estas sobre un mueble de madera tipo aparador, con una iluminación desde la parte posterior del mueble en una esquina a la entrada del Bar, imposible no apreciarlo. La iluminación permitía que las botellas brillaran a la media luz del Bar, el pisco era el protagonista. La mayoría eran piscos Premium y esto lo digo porque muchos de ellos ya los hemos catado en el blog Noches de Cata con Pisco en catas ciegas.

Realmente me sorprendió y me dio mucho gusto que en algunos hoteles del Perú podamos hoy en día disfrutar de buenos piscos de productores artesanales de excelente calidad. Como encontré mi pisco Italia preferido decidí sentarme a degustarlo con un pie de manzana con helado de limón, ¡espectacular!

Acabo de regresar de Arequipa y me paso algo similar, fui al bar de el mismo hotel que visite en el Cuzco; la diferencia es que ahí no había un altar, pero si una carta de piscos bilingüe, con información sobre nuestro destilado, además de cocteles con pisco. Me encantó, por supuesto los piscos eran casi los mismos que los del Cuzco salvo que como Arequipa es zona pisquera en la carta teníamos piscos arequipeños, esta vez acompañe mi queque de nueces, mouse de chocolate, salsa tibia de fresa con un Italia arequipeño.

Como hicimos el viaje de regreso por tierra nuestra siguiente parada fue Nazca, venia de manejar más de 500 km, el calor era sofocante, estábamos cansados, teníamos reservas en un Hotel de 3 estrellas casi en el centro de la ciudad. Apenas llegamos nos fuimos a la terraza frente a la piscina y llame al mozo para que por favor nos prepararan unos chilcanos de pisco Italia y con mucho hielo. Cuál no sería mi sorpresa pues, no estaba el bartender, le tocaba vacaciones, repito estaba en Nazca zona pisquera, ¡Increíble! Esas son las diferencias que todavía encontramos en “el país del pisco…” No creo que el hecho de ser Hotel 3 estrellas impida que cuenten con un bar para preparar cocteles con pisco, por eso siempre les sugiero a mis amigos y conocidos que cada vez que vayan a un hotel, bar, restaurante sea del nivel que sea soliciten su pisco preferido, para así exigir a los encargados del local que cuenten con una carta de piscos y su respectivo stock.

¡Hasta la próxima!