miércoles, 15 de diciembre de 2010

En el país del pisco...


Uno de los piscos que más me gusta a pesar de que todas las variedades tienen su propia personalidad es el Italia, con sus tonos florales a jazmín, pétalos de rosa, frutas tropicales, mango, piña madura, melocotón, almíbar, azahares, la naranja siempre presente y su gusto untuoso, sedoso, dulce, uno percibe que mastica la uva y el final a pasas rubias, ¡espectacular! Recuerden que la Italia es una de las pocas uvas en el mundo que se utiliza tanto para vinificación como para el consumo en mesa, lo cual claro está, nos priva de contar con una gran producción de pisco de esta variedad aromática.

Elaborar un pisco Italia demanda de mucha dedicación, paciencia, no todos los productores lo pueden producir. En el momento en que se recolecta o cosecha la uva, la temperatura del campo juega un papel importante porque hay que evitar la sobre maduración de los racimos que deben estar en perfecto estado y limpios. Si no se sigue correctamente el proceso de cosecha, transporte y manipulación se percibirá en el resultado final, ELPISCO, todos los defectos de una elaboración mal llevada.

En Cañete al sur de Lima por ejemplo, donde crece la Italia, los hombres del campo combaten una de las plagas (botritis) aplicando azufre en polvo; este azufre si se aplica en demasía se queda en la uva, pasa a través del alambique y por ende al destilado, produce un aroma a abombado desmereciendo el producto final. Razón por lo cual se debe tener mucho cuidado desde el mismo campo a la hora de proteger las parras.

Cuando me compro un Italia me fijo si ya lo hemos catado en Noches de Cata con Pisco o lo he probado antes. En mi opinión un pisco Italia debería costar el doble de precio que otros piscos, porque es un privilegio poder contar con esta cepa pisquera, apreciar sus aromas, sentir la perfección y armonía en nariz-gusto, ¡Increíble!
Si de cocteles se trata con pisco Italia prefiero el Chilcano de Pisco, es uno de los cocteles que permite mantener intactos los aromas del pisco a la vez de refrescarnos; hagan la prueba pues la receta es muy fácil y la ventaja es que no requiere de coctelera ni licuadora, solo ginger ale, su pisco favorito, (en mi caso recomiendo un buen Italia por lo motivos ya expuestos), gotas de limón, hielo al gusto, en vaso highball, una rodaja de limón de adorno, una bonita vista, música y listo! Se puede hacer en cualquier parte del mundo, disfrútenlo.

¡Hasta la próxima!